martes, 21 de mayo de 2013

Perdón por ser médica (con a)

Entre ayer y hoy hemos tenido en Palma el curso inicial de Medicina y Enfermería Familiar y Comunitaria quienes ahora nos incorporamos a la residencia.
En él nos han explicado un montón de cosas sobre la estructura de la unidad docente, nos han hablado del aspecto laboral propiamente dicho (de la condición de personal estatutario, el contrato, las retribuciones, permisos...), sobre las rotaciones que haremos, los cursos...
En general la sensación con la que hemos salido es de tener mucha información de golpe y de que nos incorporamos ya a un sistema totalmente diferente del que venimos; la universidad. Aunque se puede decir que ya lo estamos viviendo, el paso de estudiante de medicina a residente será algo que vayamos conquistando poco a poco, ya que no solo tiene que cambiar la actividad si no la mentalidad. Ahora tenemos otro tipo de responsabilidades y obligaciones, es una manera totalmente distinta de llevar tu vida. Al menos eso me parece a mi.
Personalmente aún me siento un tanto desubicada. Además nuestro calendario está lleno de cursos, bienvenidas y ponencias que no digo que no sean necesarias, y que igual es lo mejor para ir empezando, pero que aún no te permiten tener la sensación de haber empezado. ¿Cuándo me pondré con mi pijama y mi fonendo detrás de una mesa a entrevistar a pacientes? Parece que al final de esta semana o quizás ya el lunes. A ver que tal van saliendo las cosas.

De este par de días ha habido algo que me ha llamado mucho la atención, y que como ya intuís por el título, tiene que ver con uno de mis temas favoritos (lástima que a la mayoría os parezca un incordio).
En mi promoción de resis somos 25 MIR y 4 EIR. De medicina somos 20 chicas y el enfermería 3.Como veis, mayoría. El caso es que el primer día, y para no variar la costumbre siempre se dirigían a nosotr@s como "médicos y enfermeras". Al final de la mañana vino el gerente de la unidad docente y preguntó que quiénes eran las enfermeras de ese año. Las 3 chicas de enfermería levantaron la mano. Y al sorprenderse el gerente de que faltara una, el chico dijo "yo también". Toda la sala se echó a reír. Entonces inmediatamente rectificó y pidió perdón. " "Perdón, enfermeros y enfermeras" dijo. 
En ese momento yo ya podía haber dicho que el femenino genérico (aunque mucha gente no lo sepa) EXISTE y está totalmente reconocido como uso adecuado por la RAEdícula. De hecho, El Sr. Ignacio del Bosque lo menciona en su artículo reprobatorio hacia el lenguaje inclusivo, insistiendo en que cuando se dice "cuidadoras, enfermeras, limpiadoras..." los hombres que ejercen tales profesiones no protestan. Mirad por donde el Sr. del Bosque está equivocado (o al menos el ejemplo de mi compañero EIR así parece demostrarlo). Resulta que los varones SE MOLESTAN cuando se usa el femenino genérico porque NO SE SIENTEN INCLUÍDOS (anda coño, ¡esto me es familiar!). Pero es que no queda ahí la cosa...
Una vez que salimos del curso, una de mis compañeras dijo "Jolín es que el pobre chico de enfermería, todo el rato, enfermeras, enfermeras...". Ya en un ambiente más apropiado para tomar la palabra, le hablé del uso del femenino genérico en profesiones clásicamente ejercidas por mujeres. Entonces ella, razonando estupendamente pregunto ¿Y entonces en medicina qué? Su pregunta aludía a la reflexión a la que yo intento llevar a todas mis compañeras médicas: ¿Porqué siendo la profesión médica mayoría de mujeres está totalmente aceptado, y es más, no quieren ser llamadas de otra forma, el masculino? ¿Porqué médicos y enfermeras? Le expliqué la razón histórica de tal hecho y añadí que no entendía porqué se veía tan normal que un enfermero pueda indignarse por el uso del femenino genérico y sin embargo yo, cuando digo que soy médica soy una tiquismiquis, feminazi, gilopollo (nótese la burla) o cualquier otro apelativo cariñoso que se os ocurra. Entonces me contestó con la más común de las respuestas: "¿pero médica existe, es correcto decirlo?" Nada nuevo bajo el sol queridos lectores, queridas lectoras.

Conclusión: para masculinizar nunca hay problemas. Nadie habla de la economía del lenguaje o norma cuando se trata de nombrar a los hombres. Para ellos se inventó "auxiliar de vuelo" (por no decir azafato), para ellos se cambió el nombre del Colegio de Enfermeras, y para ellos importó un pito la norma que dice que la terminación -ista es género neutro (y aparecieron los modistos). ¿A alguien le parecen forzadas alguna de estas palabras? ¿A alguien le suenan mal? Porque oye cada vez que digo que soy médica  siempre hay alguien que me dice o que suena forzado, o que eso no existe o incluso que denominarse así es remarcar que eres mujer como si por ello te creyeras mejor. Vamos, alucinante. Un enfermero puede exigir con toda la naturalidad del mundo que se le llame enfermerO pero yo me como con patatas que me digan médicO, porque si yo me quejo es PORQUE ME SIENTO SUPERIOR (ni más ni menos), pero si se queja él es que es lo normal, claro...

¿Veis la perogrullada del tema? ¿Todavía podéis seguir negando que algo pasa aquí? 
Yo seguiré diciendo que soy médica, con a, aunque cada vez que lo haga parezca que tenga que pedir perdón. No me siento superior a nadie solo quiero conservar mi identidad, ¿tan mal está eso? Porque para los enfermeros parece que no oiga, me lo expliquen por favor.




16 comentarios:

  1. Pues a mí sin embargo "me molesta" que se dirijan a mí como "médica". Yo soy médico y nada más. Porque en el reparto de las vocales los hombres salen ganando? E I O U masculinas y a las chicas solo nos dejan la A ??
    Ánimo en tu primera semana!!

    ResponderEliminar
  2. Y por qué te molesta médica y no cualquier otro adjetivo con la a (guapa, simpática.. ) ¿Eres conductora o conductor? es que no entiendo la diferencia, de verdad... En castellano el femenino termina en a y el masculino en o, en la mayoría de las palabras. La e suele ser neutra pero a veces se pone la a para visibilizar en caso de profesiones clasicamente vetadas a mujeres (xej presidenta). No se tu, pero yo si me llaman por teléfono y digo «soy médico» no me gustaría que pensaran que soy un hombre. Si te molesta la palabra quizás debas pensar la razón, porque si es una de las que he expuesto, igual te lo deberías replantear. Lo correcto es decir la médica, guste o no. Y aunque no lo creáis, si nos convencemos de nombrarnos correctamente, nos ayudará a superar el techo de cristal. El leguaje moldea el pensamiento, si hablamos en femenino, la gente se acostumbra a pesar en nosotras también en profesiones que de toda la vida han sido territorio masculino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues por lo que te he puesto antes. Me parece peor repartir las letras entre hombres y mujer. Las letras no tienen sexo.
      Y la verdad no me molesta que me confundan con un hombre por teléfono, me da igual. Quiero seguir siendo médico, y si llegara el caso presidente, o actriz.

      Eliminar
    2. O sea acrtiz, que no actor...
      A ver es que no entiendo que diferencia hay para ti entre usar médica, y enfermera, conductora, maestra, secretaria... ¿para éstas otras palabras sí te parece bien decirlo con a pero para médica no? ¿Por qué? ¿Qué diferencia hay? En castellano la terminación correcta es médica, con a. Si se sigue diciendo médico es porque hasta hace muy poco tiempo las mujeres no accedían a esta profesión. Pero desde que podemos estudiarla, la palabra existe! Igual que empezó a existir enfermero con el primer varón que la estudió y nadie pone el grito en el cielo. Lo peor de este tema es que son las propias mujeres las que ponen más trabas porque parece que médica suena peor (con menos prestigio vamos). ¿Crees que no pasó lo mismo cuando se empezó a decir ministra, abogada o jueza? No sería así si a fuerza de costumbre se normalizara estas palabras. Estoy convencida de que nosotras somos las que más barreras ponemos a la igualdad muchas veces. Para llegar a ser exitosas tenemos que ser como los hombres, perdemos identidad ¿por qué? Somos médicas, con a, porque en castellano se dice así. Decir la médico es una falta de concordancia gramatical. ¿De verdad tienes tanto problema con otros adjetivos en femenino? porque parece que es sólo con esta palabra (igual con jueza y ministra también, que casualmente están asociadas a posiciones de poder/prestigio).
      Me da pena que digas que no te importaría que te confundieran con un hombre, ser mujer es parte de tu identidad. Estoy muy segura de que cualquier hombre diría que sí le molesta. Y esto no me parece nada malo. Nuestro sexo es parte de quienes somos; no serías quien eres de haber sido hombre (cuidado, ni peor ni mejor, pero si diferente!). Las mujeres tenemos que reafirmarnos y hacernos ver porque aún tenemos que superar dificultades y "techos" que nuestros compañeros no tienen. Pero en fin, tu misma. Creo que de estas cosas te irás dando cuenta con el tiempo. A mi lo que me gustaría es que antes de aceptar "médico" las mujeres hiciéramos una profunda reflexión sobre el porqué de esta preferencia. La mayoría dudo que ni se lo planteen

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho esta entrada! Estoy de acuerdo y si te soy sincero muchas veces sin darme cuenta intento utilizar la palabra "doctora" para referirme a compañeras, ¿por qué? pues porque hay de todo, me gusta más decir "médica" que "médico" cuando se trata de femenino por todo lo que has comentado, pero muchas veces hay gente a la que no le gusta porque le parece incorrecto, y también en el otro lado, gente que lo prefiere porque lo ve más correcto. Masculinizar o feminizar una determinada profesión al final lo que consigue es eso, excluir. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cómo me alegra tu comentario. Tienes toda la razón en lo que dices. A las médicas no les gusta ser llamadas así. Yo te invito a que les preguntes la razón y les comentes estas cosas de las que hablo en este post. No les puede parecer incorrecto, porque no lo es. Si lo que diga la RAE va a misa en lo que se refiere a la norma, ¿por qué en este tema se cuestiona tanto? Lo incorrecto es decir "la médico" porque es una falta de concordancia. Si se acepta es porque la mayoría de la gente lo sigue diciendo y al final quien manda en el lenguaje son l@s hablantes (por mucho que la RAEdícula se empeñe en otra cosa). Pero las razones para no aceptar médica por la mayoría de las mujeres son otras, como las que expongo arriba. Y eso es muy triste. Que una palabra por ser dicha en femenino pierda "prestigio" o "suene mal" da que pensar.
      Muchas gracias por tu comentario, un saludo!

      Eliminar
    2. Soy nuevo en esto de los blogs y casi por casualidad con uno de los primeros blogs que me he topado ha sido con este tuyo. He leído algunas de tus entradas y sinceramente te tengo que dar la enhorabuena, primero por tu forma de plasmar con palabras sensaciones difíciles de describir y segundo por haber culminado una de las primeras etapas que te llevarán a culminar tu sueño que es ejercer la medicina. Después de todo lo dicho me gustaría exponer lo siguiente (lo separo por puntos porque son temas completamente inconexos):
      - No puedo estar más de acuerdo contigo en que debemos acostumbrarnos a llamar a cada cosa/animal/profesión/persona por su nombre. Yo siempre he sido de los que han utilizado la palabra médica y no médico para referirme al subconjunto femenino de vuestro gremio (aunque he de reconocer que me sigue sonando mal, supongo que será porque nos amamantamos de los que la sociedad nos da de beber y ésta sigue empeñada en que el vinO es más sano que la cervezA a la hora de comer. Sin embargo, ambas cosas proceden de la uvA y la cebadA, respectivamente, y por eso para mí siempre es importante remarcar que la A es la que nos da la vida y por consiguiente no hay que desmerecerla). Después de esta pequeña reflexión me gustaría comentar otro error lingüístico que casualmente también está relacionando con tu entorno profesional. Pero antes de comentarlo me gustaría remarcar varias cosas: primero que soy ingeniero con un doctorado y por tanto Doctor y la segunda es que nunca he llegado a saber si la medicina es mi sueño frustrado (quizás por eso lo de hacer el doctorado :S). Dicho lo dicho, me gustaría recalcar que el término doctor/a utilizado para referirse a un/a licenciad@ en medicina está erróneamente empleado. Al igual que a ti te repatea que se utilice el término médico para referirse a una mujer, a mí me pasa lo mismo cada vez que voy a una consulta médica y veo las dos/tres letras que preceden al nombre del médic@. No tengo nada en contra de vosotros, de hecho como he comentado la medicina siempre me ha fascinado, pero saber que llaman a alguien Dr/a. con esa facilidad cuando a mí me ha costado cuatro años de duro trabajo, publicar multitud de artículos, ponencias en congresos, clases en universidad, estancias en el extranjero...pues digamos que no me acaba de convencer. Con esto me surge otra duda, un licenciad@ en medicina que haga un doctorado es un doctor/a al cuadrado? XD

      -->

      Eliminar
    3. -->

      - Comparto contigo algo más que la pasión por la medicina (aunque tú seas la que la ejerzas y yo no) o las letras Dr/a (aunque en contra de lo que la sociedad piense yo lo sea y tú por ahora no. Te recomiendo que si puedes hacer en paralelo el doctorado durante tu residencia lo hagas, porque es enriquecedor en muchos sentidos y porque de esa forma cuando te digan Doctora Belén no estarán cometiendo ningún error lingüístico XP). Resulta que yo también soy extremeño, y por cuestiones profesionales al igual que tú he tenido que emigrar, pero a otro país. En mi caso no ha sido voluntario. Bueno, podría estar en España con un puesto peor, pero daría lo que fuese por tener lo que tengo allí o mejor en mi Extremadura querida. Con esto me surge una duda, ¿qué es lo que impulsa a una persona con todas sus raíces bajo la dehesa extremeña a emigrar ( y tan lejos) pudiendo ejercer de lo que has elegido cerca de los tuyos? Ésta es otra de las cosas que envidio de vuestra profesión(además de ser una de las profesiones más bonitas, por no decir la que más). Ójala para un ingeniero existiese la posibilidad de elegir el punto geográfico dentro España dónde trabajar.

      - Me alegro mucho por tu decisión de hacer la que para mí también es una de las especialidades más completas y enriquecedoras desde el punto de vista tanto personal como profesional. No entiendo como incluso dentro vuestro colectivo se os considere como médic@s de "segunda" categoría. De hecho, creo que esto pasa más dentro de vuestro colectivo que fuera de él. Para mis abuelos su médico de cabecera es un dios venido de otro mundo que está aquí para velar por su salud. Hay miles de ejemplos que demuestran que la especialidad por partes concretas no lo es todo. La ITV de los vehículos es una inspección general y no por ello deja de ser menos importante ya que gracias a ella se evitan miles de accidentes al año. En definitiva, que vosotr@s también salváis vidas y que aportáis tanto o más a la sociedad como un cardiólogo.

      Es fascinante soñar con tener alas, pero de nada vale tener alas si no las utilizas para volar. El verdadero sueño no es tener dos extremidades con plumas pegadas a tu cuerpo, sino en saberlas utilizar para contemplar desde las alturas lo maravilloso que es vivir. Tú vas por el buen camino, las alas ya las tenías desde que naciste y ahora estás empezando a revolotear. Estoy convencido de que dentro de no mucho vas a contemplarnos desde arriba, orgullosa por haber cumplido con tu sueño y no haberte quedado en un simple avestruz.

      Mucho ánimo!!

      Eliminar
  4. Bienvenido Poulet! Lo primero, muchas gracias por comentar, esto es lo que le da vidilla a un blog! :)
    Tengo que decirte que estoy muy de acuerdo contigo! Sobre el tema del doctorado, tienes toda la razón. Yo no soy doctora, soy médica o licenciada en medicina. Esto nos lo hizo ver muy bien mi profesor de medicina legal, y desde luego entiendo perfectamente que te disguste. Sin embargo es difícil luchar contra eso ya que la gente está acostumbrada. Los pacientes me llamarán doctora. Lo veo más fácil de corregir en letreros y conferencias. Yo no me pondré Dra. hasta no hacer el doctorado, me comprometo ;) Creo que es lo justo la verdad, lo contrario es presumir de un título que no poseo.
    Sobre lo de irme de mi tierra, entiendo que te lo preguntes, me lo pregunta casi todo el mundo! :) Hay varias razones. Soy una chica muy aventurera y con ganas de conocer mundo. Creo que quedarme toda la vida cerca de donde nací es limitarme el aprendizaje. Vivir en distintos sitios te da una visión mucho más global y te abre la mente. Además me gusta plantearme retos, y vivir sola y lejos de mi familia es uno grande para mi. Soy joven ahora y veo que es el momento de no tener barreras, de volar lo más alto que pueda, lo más lejos que pueda. Esto no significa que no me guste Extremadura. Siempre será mi casa, mi hogar. Seguro que algún día volveré para quedarme. Pero ahora es mi momento de crecer en experiencias :)

    Te agradezco tu opinión sobre el lenguaje inclusivo, es esperanzador comprobar que no estoy tan sola! jeje. Coincido plenamente contigo en que suena mal porque nuestra lengua (al igual que nuestra sociedad y educación) está centrada en lo masculino. Pero si nos ayudamos del lenguaje el cambio sucederá más rápido y pronto nos saldrá natural, esa es la idea!

    Yo tampoco entiendo el desprestigio hacia la medicina familiar y comunitaria. Pero también es verdad lo que dices, el prestigio que te dan los pacientes es el más valioso. De todas formas mis aspiraciones son mucho más humildes que las de salvar vidas o que me vean como una diosa. Me basta con acompañar, consolar y poner mis conocimientos y habilidades al servicio de mis pacientes procurando llegar a un resultado satisfactorio para el/ella. No soy más que nadie, ni mi trabajo es más importante. Para mi es el más bonito del mundo porque te permite conectar con las personas de una manera única. Me podría pasar horas hablando de esto... xD

    Lo dicho, muchas gracias por pasarte y por tus palabras, es emocionante encontrarse con comentarios como el tuyo por aquí, de verdad! (me comprometo a no dejar nunca que mis alas se oxiden ;)
    Un abrazo de paisana y espero que pronto puedas volver a nuestra maravillosa tierra. Mientras, aprovecha lo que te aporte tu trabajo y tu residencia que seguro que habrá muchas cosas buenas. Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Bueno bueno ya he encontrado tu blog! :) :) Y la verdad, me alegro taaaaaaaaaaaaaaanto de haberte conocido!!!! Coincido en muchas cosas contigo; para empezar en lo de la medicina de familia, pienso como tú que es una de las especialidades más bonitas... Yo hubiese sacado un 1000 tb la hubiese elegido! Y es que NO somos un número, somos personas, médicAs.

    En cuanto a lo de medico/a pienso tb que hay aún un camino por recorrer para que se nos respete a las mujeres en esta profesión que antes era exclusiva de hombres. Me hace gracia porque esto pasa más en castellano que en catalán. Yo en catalán nunca escribiria que soy "metge", siempre pongo "metgessa". Creo que en catalán está "mejor visto", ¿por qué??? estupideces humanas......... ahi lo dejo.

    Lo dicho, encantada de ser tu CoR!!!!!!! :) :)


    Soy Maria Antonia, aunque firme como anónimo (las tecnologias no las domino jajaja)

    ResponderEliminar
  6. Ya me corregirás, pero para mi serás doctora... xD

    ResponderEliminar
  7. "Médica" y "Jueza" todavía me suena extraño, es como decir "Peza". Yo misma digo que soy "Médico". Pero vamos, los idiomas se van moldeando por los que le hacemos su uso, adaptándose a los nuevos tiempos (vease el castellano antiguo). Ese cambio a "Médica" se lo oigo a tanta gente que al final será universalmente aceptado por todos sin que a nadie suene extraño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, pues yo lo oigo a cuenta gotas. Yo también quiero creer que será así, que cambiará. Sonará extraño, pero es necesario que el nombrar a una mujer en cargos clásicamente masculinos deje de sonar raro. Lo que no se nombra, no existe.
      Gracias por comentar, aunque mejor con un nombre la próxima vez :)

      Eliminar
  8. Hola

    Pues es verdad, soy chico y estoy harto de que me llamen electricista, reivindico que soy electricistO.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, los modistos ya se te adelantaron ;) Claro que la profesión de modista era ejercida clásicamente por mujeres... Quien quiera entender que entienda. Ánimo.

      Eliminar
  9. Yo lo que quiero ser es futbolistO. Me parece que es rebuscar las cosas de una manera tremenda. Hay palabras que no designan ni a hombre ni a mujer, como medico, futbolista, dentista... Si alguien se siente ofendido porque te hablen correctamente... Q se lo haga mirar.

    ResponderEliminar