miércoles, 30 de enero de 2013

Un paso más cerca


3 días. Faltan 3 días para el examen MIR. 
No se como estará siendo la recta final para mis compañer@s pero para mi está siendo difícil. Levantarme cuando suena el despertador, no despegar el culo de la silla en toda la mañana, descansar para comer y leer un rato y volver a sentarme otras cuantas horas más. Mi concentración se va cada pocos minutos, me entretengo con cualquier historia, me pongo a pensar en el postMIR... Ya no se si el repasar me está sirviendo de mucho pero me fío de la academia y sobre todo me doblego ante mi conciencia, ya que si me pusiera ha hacer otra cosa que no fuera mirar los apuntes (porque esto es lo máximo que consigo la mayor parte del tiempo) me martirizaría continuamente. A veces me molaría eso de que la conciencia fuera el angelito que les sale a los dibus animados en el hombro y que pueden espantar de un manotazo...

No se porqué cuando tengo que estudiar es cuando mi cerebro más ganas tiene de filosofar. Me vienen a la cabeza miles de pensamientos, y muchos de ellos no muy alentadores. 
Entre las cosas a las que le doy vueltas, está el preguntarme cómo será mi vida cuando trabaje. Como serán mis compañer@s, mi tutor o tutora, mi hospital, mis pacientes,,, Me pregunto si sabré enfrentarme al día a día vestida con una sonrisa, con ilusión, si no perderé poco a poco el gas embebida en el sistema público que explota a l@s residentes. Me pregunto si aguantaré estoicamente en esas situaciones tristes y complicadas que cuentan tantos sanitari@s en sus blogs, si seré capaz de lidiar con los "trolles" no virtuales que me mande la vida... Y sobre todo, lo que más veces me pregunto, lo que más me acongoja, es si realmente llegaré a ser una buena médica. ¿Estaré a la altura cuando llegue el momento? Todo lo que tengo ahora son mis años de estudio, mis ganas de aprender, mi vocación y mi ilusión. Y para resumirla, no se me ocurre mejor herramienta que colgaros un fragmento de la película que más me ha impactado en mi vida y que siempre digo que tiene gran parte de culpa de que yo esté donde estoy, a 3 días de prepararme el MIR, a pocos meses de ponerme la bata y el fonendo. 

video

Es un fragmento del final de la película, pero no he querido ponerlo hasta el final para que quienes aún no la hayáis visto os animéis. Y así sabréis como acaba :)
Ya he hablado otras veces aquí de Patch Adams. Tenéis una reseña a la película abajo a la derecha y también os he referido alguna vez a su página web (en inglés), en la que se explica su proyecto. Para mi es el mejor ejemplo de medicina humanitaria y social. 
Este discurso resume porqué yo quiero ser médica y porqué me parece la profesión más maravillosa del mundo. Y si se pasa por aquí alguien de enfermería también se sentirá identificad@, seguro. Porque aunque nuestro trabajo sea distinto compartimos un mismo fin y la misma razón de ser. O así debería ser.
Ojalá quienes nos dedicamos a esto tengamos el coraje de aprender de estas palabras, de empaparnos con ellas y de llevarlas siempre dentro de nosotros.

Yo muy pronto y si todo va bien, estaré un paso más cerca de mi meta. Queda un largo camino por delante y mucho que aprender y que vivir. Pero mi antorcha siempre será este discurso y la filosofía de Patch sobre la medicina; la nariz roja, el espíritu crítico, el corazón solidario. Espero poder compartir este camino con muchas personas y crecer en formación y en ilusión. Y también que por donde sea que me lleve la vida, nunca pierda de vista la razón por la que me embarqué en esta aventura.

1 comentario:

  1. De todo corazón, espero que hayas salido bien en el examen. estoy segura de que serás una buena médico porque tienes sensibilidad y vocación. Suerte!!!

    ResponderEliminar