miércoles, 10 de octubre de 2012

#TheCofiaDay


Una de las cosas que tiene esto de las redes sociales, especialmente twitter, es que enseguida te enteras de lo que pasa a tu alrededor. Y como mi tablón está lleno de profesionales de la salud, ya hace bastante tiempo que me enteré de la iniciativa que tiene hoy en pie de guerra al personal de enfermería de toda España. No se cómo irán de cobertura y de apoyo, pero por lo que se lee hoy en twitter parece que no les va mal. Está clarísimo que las redes sociales hoy día son un instrumento magnífico de llamada y de difusión de iniciativas como la que hoy nos trae a colación. Y me parece estupendo que sea así, ya que las manifestaciones en este sentido, pacifistas, de gestos y símbolos es lo que necesita un colectivo para hacerse visible y denunciar medidas o situaciones que les parezcan injustas. Ya lo vimos con los mineros, y en el caso de la enfermería, es importante que la sociedad conozca su situación y sus reivindicaciones, pero diría que aún lo es más que lo conozcamos quienes vivimos o viviremos de cerca la profesión sanitaria. Y es que como compañeros que somos, debemos estar al tanto los unos de los otros y colaborar para construir un sistema basado en la confianza, el respeto, la profesionalidad, y en definitiva el verdadero trabajo en equipo.

¿En qué consiste #TheCofiaDay? Pues todo empezó con una sentencia judicial, y un post publicado en EnfermeraCtivista. Si lo leéis estaréis al tanto de lo que pretende ser El día de la Cofia: "Que ese día, ninguna enfermera tome ninguna decisión que no le pertenezca. Que ninguna enfermera asuma responsabilidades que no sean suyas".

Alguno todavía andará un poco perdido, como me pasaba a mi cuando lo leí, ya que desde fuera del hospital, y habiendo tenido como único contacto con el personal enfermero mis prácticas de medicina, no tenía conciencia de que recayera tantas veces sobre éstos profesionales la decisión de administrar medicamentos, sin haber sido prescrito por un médico o médica. Y es que esto, sobre el papel, no debería ser así. Pero entonces empiezas a indagar por otros blogs y te encuentras que situaciones como las que se relatan aquí, no es que sean raras, es que ocurren todos los días.

Debido a mi desconocimiento sobre el terreno (dado que todavía no he empezado a ejercer) no me atrevo a dedicar mucho más tiempo a indagar sobre los pros y los contras de la prescripción enfermera, así como tampoco entraré en el porqué están en esta situación, ya que ellos lo explican mucho mejor en sus blogs.

Mi objetivo con el post de hoy es mostrar mi apoyo total al colectivo que hoy se une para luchar por la dignidad de su profesión y pedir lo que legítimamente les corresponde: que se reconozca su trabajo por lo que es, un pilar fundamental de la asistencia sanitaria, sin el cual, sin duda, la medicina no se podría sostener. Que la ley sea reflejo de la realidad de hoy en día y ampare y cubra las actuaciones que éstos profesionales realizan a diario con (como bien ellos dicen) conocimiento de causa. Y es que los enfermeros y enfermeras no son asistentes ni chachas, son profesionales con una formación exquisita y muchas veces con bastantes más tablas que los médic@s con los que les toca trabajar. 

Ojalá esta iniciativa surta el efecto deseado y las cosas cambien para bien.

Y como colofón, me váis a permitir que termine con una curiosidad que no deja de sorprenderme y sobre la que no puedo dejar de pensar. Un apunte para reflexionar. Y es el uso del "femenino genérico" para designar a la enfermería. Y yo me pregunto ¿por qué razón? Se dice por ahí que es por que las mujeres son mayoría aplastante en este sector, y no les falta razón. Pero ¿acaso son el único colectivo profesional con mayoría aplastante de mujeres? Yo diría que no. 

Personalmente no me canso de corregir a la gente cuando me dicen "¡ya eres médico!". Y es que existe la palabra médica en nuestro diccionario, y no veo razón para no usarla, ya que igual que ni soy guapo, ni soy alto, ni soy lector, tampoco soy médico. Soy médica. 

Mi asombro viene cuando, lejos de sólo usar esa generalización femenina para enfermería, los enfermeros se designan así mismos como "enfermeras". ¿Por qué esta distinción tan marcada entre cómo se designa a un colectivo y a otro? ¿Por qué no es incorrecto gramaticalmente usar "enfermeras" para designar a un colectivo con cada vez más hombres, y sí lo es en cualquier otra profesión o colectivo? ¿Será acaso que la gramática, la lengua y el diccionario vienen condicionados por el entorno social? ¿Será que no es la lengua quien manda si no los tiempos y el uso que les da la gente de a pie? Yo diría que si.

Y much@s pensaréis que esto nada tiene que ver con El Día de la Cofia o con el malestar de los enfermeros, pero yo opino que si tiene que ver, y mucho. El pensamiento arcaico que ponía a los médicos por encima de las enfermeras era el mismo pensamiento que ponía a los hombres por encima de las mujeres. Los médicos eran los que sabían, las enfermeras las que cumplían sus órdenes. ¿A caso no se ve el paralelismo? Ésto ha sido así hasta hace muy poco tiempo y la prueba la tenemos en nuestros abuelos y en los pacientes añosos. Afortunadamente ya hace varios años que las mujeres alcanzaron las facultades de medicina y ya no cabe lugar a la sorpresa cuando detrás de la mesa te encuentras a una mujer. Pero ésto se tiene que reflejar también en nuestro lenguaje. Vamos a perderle el miedo de una vez a usar el término médica y tomemos ejemplo de nuestros compañeros de enfermería que dicen con orgullo "soy enfermera". Porque en la igualdad está la solución a esos sentimientos y comportamientos de superior a inferior. Igualdad profesional pero también personal.  Cuando deje de resultarnos difícil y chirriante decir médica y enfermero habremos dado un gran paso. Estoy convencida.

Feliz Día de la Cofia a todos los enfermeros y enfermeras, y también al resto de personal sanitario. Que iniciativas como ésta no caigan en saco roto y nos ayuden a reflexionar, a valorar, a construir un camino juntos desde el respeto a quien tenemos al lado. Sea hombre o mujer. Sea personal médico, enfermero, auxiliar o de limpieza. TOD@S CONTRIBUÍMOS, cada uno en lo suyo, nadie es más ni menos. TOD@S CONTAMOS.


1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho leerte, gracias Belen necesitamos muchos más como tú. seguro que todos salíamos ganando.

    ResponderEliminar