domingo, 30 de septiembre de 2012

El empujoncito


Hay veces en la vida en las que una se encuentra en baches emocionales y/o profesionales de los que se pregunta continuamente que cuándo saldrá. Te levantas día tras día con la misma rutina y la perspectiva de pasarla lo mejor posible y cuanto más rápido mejor. Te preguntas cuándo soplará el viento en otra dirección y cómo se presentará el cambio. Y aunque sepas que las circunstancias tengan que cambiar mucho para salir del todo de ese profundo y ancho bache, hay pequeños empujoncitos que te animan a mirar el camino con ojos nuevos y recuperar la ilusión por vivir cada día con intensidad.

A veces esos pequeños empujones de felicidad (como esos impulsos que no llegan a disparar un potencial de acción pero excitan a la célula*) vienen de personas que no conoces y que comparten sus vidas vía blog, pero gracias a las que encuentras palabras y testimonios de gente que comparte tu forma de ver y entender la vida y la profesión sanitaria. Tengo mucho que agradecer a internet y las redes sociales y mucho que agradecer a mis blogers preferidos que ni si quiera me conocen y algunos ni me leen, ¡pero que me aportan tantísimo! Son much@s como para nombrarlos pero quizás algún día tenga la oportunidad de hacérselo llegar  a tod@s :)

Sin embargo, mi empujoncito de hoy tengo que agradecérselo a gente que está un poco más cerca. Gente de mi pequeña y acogedora Badajoz, gente que me ha recibido con los brazos abiertos cuando me sentía tan sola, y que en este duro año y a pesar de haber estado ausente en muchas ocasiones, nunca han escatimado en sonrisas, en abrazos, en palabras de ánimo, en cariño.
En estos meses de duro trabajo y esfuerzo, no tiene precio un fin de semana de total desconexión y descanso mental. Risoterapia + musicoterapia + amigoterapia, todo servido con una ración doble de (o triple) agradecimiento. No os imagináis lo que significa para mi reírme durante horas sin poder parar, hacer añicos toda la preocupación, el estrés y la tensión... aunque la cosa esté aderezada con unas copas de más (nunca demasiadas) :)

Hoy tengo que mirar al mundo con miles de pensamientos positivos por todos y cada uno de los que hacéis mi vida un poquito más fácil. Aunque el tiempo y la vida nos separe, siempre quedará mucho bueno que recordar y un espacio para un café/refresco/copita ;)
Hay muchas cosas a nuestro alrededor que nos hacen sufrir y nos recuerdan lo mucho que tenemos que trabajar para construir un mañana que nos haga sentirnos orgullosos. Pero hay tantas y tantas personas que te dan ese empujoncito para seguir caminando con los brazos abiertos y la mirada firme que uno no puede levantarse ni un solo día sin decir "GRACIAS" ni acostarse una sola noche sin repetir "GRACIAS".

GRACIAS

A mis padres, mis hermanos y mis abuelos, porque no importa cuanto te alejes, ellos siempre te esperan.
A mi pequeño (pero grande) grupo juvenil de "mieses" (por esas llamadas para un helado de vez en cuando!)
A Dando Col@r y su magnífico grupo de voluntari@s, que me recuerdan que la fe mueve montañas y que el regalarse a los demás con una sonrisa es la mejor manera de cambiar el mundo.
A mis AMIG@S, porque sois únicos.


*Dato friki-médico de hoy, que se note que sigue la MIR-maratón ;)

2 comentarios: