martes, 31 de enero de 2012

Experimento "Patch" - Un granito de arena en tiempos de crisis

El otro día, buscando inspiración para desarrollar una idea que me ronda por la mente, encontré una página muy curiosa, en la que han elaborado un estupendo plan de rescate contra la crisis. Se compone de 10 puntos, todos bastante sencillos y asequibles, todos os los recomiendo encarecidamente, pero sin duda, a mi el que más me ha gustado es el punto número 5: "Ponte una nariz de payaso". Ellos dicen que "A través de la nariz roja puedes entrar en otro mundo, o más bien en otra manera de ver el mundo, con ojos más inocentes pero también más abiertos, con una emocionalidad menos controlada y más sincera, con alma de niño o niña". y también que "La nariz roja es una forma simbólica de aceptar, reconocer y celebrar el hecho que al fin y al cabo, somos bastante ridículos".

Y al final de la explicación, proponen un ejercicio que me ha encantado. Os lo reproduzco aqui:
  1. Guarda siempre una nariz roja en la guantera del coche.
  2. La próxima vez que entres en un atasco terrible y sientas angustia, abre la guantera y colócate la nariz.
  3. No se trata de hacer nada. No hay que "hacer payasadas". Al contrario... Lleva la nariz con dignidad, como si fuera lo más natural. Compórtate como un conductor más. Puedes girarte para mirar a las personas que tienes a tu lado, como harías normalmente. Puedes saludarles si ellos te miran. Puedes mecerte o canturrear con la música de tu radiocassette. Incluso puedes enfadarte por el retraso. Pero siempre desde tu clown, con su sensibilidad.
  4. Fíjate, disimuládamente, en las reacciones de los demás.
  5. Verás como el tiempo discurre de otra manera, y que incluso eres más amable al volante. Disfruta. Y enhorabuena! porque estás haciendo un servicio público también para los demás.
Magnífico. Un ejercicio de vida cotidiana, simple, divertido, y al alcance de cualquiera. Yo tengo varias narices rojas en el cajón de mi escritorio. Es hora de desempolvarlas :) La próxima vez que coja el coche lo probaré, a ver que pasa. Y ya os cuento. ¿Qué me decis? ¿Os unís a mi en esta búsqueda de sonrisas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario