lunes, 28 de marzo de 2011

¡Socorro, estudiantes en la planta!


Cuando un estudiante de medicina va a las prácticas clínicas nunca sabe lo que le tocará en suerte. Entre los médicos existen distintos tipos de espíritus docentes. Los hay que lo tienen muy desarrollado y otros que no quieren ni oír hablar de alumnos. Y entre ellos un amplio abanico. Algún día ahondaré más sobre este tema.

El caso es que en mis últimas prácticas me tocó con una doctora que se portó fenomenal conmigo, y que intentaba de veras hacer la práctica productiva, pero que no sabía muy bien qué era lo que yo buscaba. De hecho, me hizo esta pregunta: "¿Qué quieres hacer?" Tengo que decir que me sorprendió la pregunta pero lo más inquietante es que no supe qué responder. Como ya comenté, he aprendido a no esperar nada de las prácticas clinicas. Pero aquel día tenía delante a una neurocirujana que me preguntaba qué esperaba de ella.
Aunque tenemos un cuaderno de prácticas con los objetivos fijados, éstos, o son muy teóricos, o están totalmente alejados de la realidad. Asi que hoy, me he propuesto crear una pequeña guía para los médicos a los que algún día toque en suerte un estudiante en prácticas. Para esos que ponen toda su voluntad pero se sienten perdidos ante lo que realmente necesitamos o buscamos aprender.

1º de todo) Firmar el cuadernillo de prácticas de principio a fin.
2º) Facilitar unas cuantas historias clínicas o casos resumidos, para que el estudiante pueda copiarlo en la libreta de prácticas (si ésta existe).

Si solo leen los dos primeros pensarán que soy una cara dura. Pero esto tiene su expliación. Las prácticas clínicas deberían ser totalmente voluntarias. Cuando digo esto, la mayoría de la gente ajena al gremio pone el grito en el cielo: "¿Cómo vas a ser médico si nunca has hecho prácticas?". Pero espero que los que ya han pasado por esta carrera puedan entenderme. Seamos francos; el objetivo del estudiante no es aprender medicina, si no sacar la carrera. El verdadero aprendizaje viene en el periodo de MIR, cuando realmente estás metido de lleno en un hospital. En muchas facultades las prácticas ni se evalúan, si no que solo cuenta la asistencia con las firmas correspondientes. Si queremos cambiar esto tendríamos que cambiar el sistema entero. Pero mientras tanto vamos a ser un poco coherentes. La mayoría de los estudiantes estamos deseando hacer prácticas. Ver pacientes y enfermedades en vivo y en directo es lo que soñamos cuando nos metemos en esta carrera. Asi que si realmente a uno le entusiasma la medicina irá a las prácticas, y sin tener que estar pendiente de escribir en un cuaderno, o de las firmas que todavía no tiene. Y los que no están interesados no molestarán al resto, ni harán perder el tiempo a los que les atiendan. Como no hay evaluación posible de las prácticas clínicas (esto queda pendiente para otra entrada) el que un estudiante acuda o no, no influye nada en que éste al final se saque la carrera. Y por último está el tema de los exámenes. Todos los que estamos metidos en esto sabemos lo mucho que se nos exige estudiar. Y si las cosas están así los estudiantes nos guste o no, tenemos que poner prioridad en aprobar para llegar a ser médicos. Asi que ni que decir tiene, que en cercanía de exámenes agradecemos poder rascar horas de donde sea.

Y una vez que ya no piensan que soy una sinvergüenza podemos continuar:

3º) Presentar al estudiante a los demás compañeros: enfermeras, auxiliares, residentes, médicos de otros servicios, sobre todo a aquellos a los que se va a encontrar diariamente pero a ser posible también a aquellos que vaya encontrando por el camino.

4º) Dejar al estudiante hacer cosas pequeñas del día a día, pero con las cuales nos podamos sentir integrados en el servicio, como hacer pequeñas curas, escribir en las historias clínicas, rellenar las peticiones de analíticas... con este simple gesto se da la oportunidad de que el estudiante pregunte sobre lo que está haciendo, las dudas que tenga sobre el caso, cual es el material que se usa en el hospital, porqué se pone un fármaco y no otro...

5º) Invitar al estudiante a que se aprenda el nombre de los pacientes ingresados en la planta y mandarlo a hacer una ronda diaria para ver el estado de cada uno y hacer unas preguntas simples, como: si han pasado bien la noche, si ha habido algún cambio en cuanto a dieta o ejercicio, si le han hecho alguna prueba...

6º) Dejar al estudiante hacer la historia clínica de al menos uno de los pacientes de la planta estando presente con él. Hacer hincapié sobre todo en la comunicación con el paciente y la familia y en la exploración sistemática. Después dejar que piense y estudie el caso para el día siguiente. Por último, resolver las dudas que se le hayan planteado y preguntarle a qué conclusión han llegado.

7º) Buscar un conjunto de casos clínicos interesantes y de patología frecuente para presentárselos al estudiante. Invitarlo a estudiar sobre ellos y a preguntar dudas.

8º) En quirófano dejar que el estudiante se lave y colabore aunque sea mínimamente: limpiando la sangre, poniendo algún punto, quitando grapas...


Como veis la 3º, la 4º la 5º y la 8º son sobre todo para que el estudiante se sienta parte del servicio médico en el que le toque. Aunque pueda parecer una tontería, para nosotros es muy importante sentirnos agusto en las prácticas, sentir que hacemos algo útil, que el que estemos alli no es una carga para nadie si no una apuesta por nuestro futuro buen hacer.

La 6º y la 7º, y en parte también la 4º la 8º tienen fines más académicos y son para nota. A veces son irrealizables porque los médicos no tienen tiempo para eso o en el caso de los quirófanos porque hay mucha gente interviniendo y no hay espacio para el estudiante.

Todos los médic@s han sido alguna vez estudiantes de medicina. A los medicuch@s (como llamo cariñosamente a los aspirantes como yo) no nos gusta sentir que somos una carga para nadie. No nos gusta que se nos aguante por obligación ni que nos traten como a un lastre del que tener que tirar.
Solo queremos probar un poco de lo que nos tocará vivir dentro de unos años. Queremos aprender a desenvolvernos con los pacientes y los compañeros. Queremos comprobar que nuestras horas de estudio dan su fruto y que lo que viene en los libros es real e incumbe a personas reales. Nos encanta salir de las prácticas con más ganas que nunca de ser buenos profesionales sanitarios.

Asi que hoy, aqui, después de esta parrafada interminable, espero que si algún médico lee esto le sirva para orientarse si algún día le toca hacerse cargo de un estudiante. Y que recuerden que una vez ellos también estuvieron en nuestro lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario