miércoles, 29 de septiembre de 2010

Volver a empezar

Aunque hoy podría ser un septiembre cualquiera, para mi es distinto.

Hoy escribo desde mi nueva habitación, en un piso de alquiler, en una ciudad que no es la que me vió nacer, y viviendo de una forma distinta a la que estoy acostumbrada.
Este curso pasaré la mayor parte del tiempo lejos de mi familia, de mis amigos de siempre y todo porque un día decidí que necesitaba vivir a mi bola por un tiempo. Lejos de todo lo conocido, afrontando nuevos retos, como hacerme la comida, poner la lavadora, o sacar tiempo para cuidar de la casa a la vez que estudio medicina.
Y aqui estoy.

Mi nueva etapa comenzó hace a penas una semana, y de momento voy aprobando sin demasiada dificultad. Me he adaptado bien a vivir con compañeras de piso, a no tener cerca a mis padres, y de momento no se me da mal lo de cocinarme mi propia comida casera. Ya iba siendo hora, con 22 años, ¿no?

Estoy bastante contenta con cómo me están llendo las cosas, aunque he de reconocer, que hasta ahora no he pasado lo más difícil.
Y es que el curso comenzó hace muy poco y aún no he empezado ni a mirarme los apuntes. Me da una enorme pereza pensar si quiera en organizarme para estudiar. Pero se que dentro de poco tendré que ponerme en serio, y ahí será donde empiece el conflicto. Conciliar las tareas de sobrevivir sin ayuda con la de estudiar sin descanso será toda una odisea...
Hasta ahora, en mi casa, sólo tenía que preocuparme por estudiar, y en mis épocas de mayor estres, no tenía tiempo para casi nada más, a parte de unas pocas horas al día para despejarme saliendo a tomar el aire o viendo alguna serie.
Asi que aún no está ganada la batalla. Me queda mucho curso por delante, aún no ha empezado lo gordo, y me temo que estoy haciendo lo posible por retrasarlo. Y es que me da miedo. No quiero volver a empezar. Ya no solo por el estrés que se que supondrá si no porque no estoy nada centrada ahora mismo. Ha habido tantos cambios en mi vida ultimamente, y todo ha sido tan rápido, que me cuesta centrarme en algo tan... aburrido y sobre todo poco "activo" como estudiar.
Otorrino, psiquiatría, trauma, derma, preventiva, farma... ¡qué pereza!

Sólo espero que todo salga bien, y que poco a poco empiece a centrarme de nuevo en mi gran caballo de batalla.
Y es que, tal y como le digo a todo el mundo que pregunta, sacar esta carrera se basa en ser capaz de tener constancia y plantarte delante de unos apuntes decidido a empaparte de ellos. Y todos esos conceptos, nuevas patologías, clínica, tratamientos...porque algún día me darán el permiso para poder estudiar por mi misma, sin pensar en exámenes, sólo en aprender a ser una gran médica, para colaborar en este mundo con mis mejores manos, con unas manos expertas. Y trabajando. Viendo pacientes. Aprendiendo de la práctica, de la realidad.
El camino es duro, y yo ya estoy casi empezando la recta final.

Mucho ánimo a todos los que empiezan este año la gran aventura de la universidad, en especial a mi prima Raquel, porque es una estapa muy especial y en la que yo personalmente he ido creciendo casi sin darme cuenta.
Mucho ánimo para los que ya la están acabando, porque a pesar de todo lo que sufrimos por los estudios, sabemos que será la mejor etapa de nuestra vida.
Y es que en nuestros años de carrera se nos regalan miles de oportunidades, becas de idiomas, viajes de fin de curso, fiestas insuperables, la oportunidad de conocer el mundo de la cooperación al desarrollo...

Durante estos últimos cuatro años, desde que empecé la universidad, he vivido tantas cosas y he crecido tanto en experiencias, en vivencias, en conocimientos...en amigos. En amor.
Y hoy empieza para mi una nueva aventura. A todos los efectos. Y todo lo que tengo es ilusión, esperanzas, muchas ganas de crecer. Aunque también miedos e incertidumbre. Pero qué sería de la vida sin esas sensaciones tan necesarias.


Como tirarse desde una tirolina pensando que la cuerda podría romperse. Pero estás ahí, en lo alto, con el corazón a mil por hora y la certeza de que ya no hay vuelta atrás. Y de que si logras reunir el valor para lanzarte, habrás alcanzado la cima, ¡podrás con cualquier cosa!

Aún no se cómo terminará este año, ni cómo se desarrollarán las cosas. Pero sé que voy a aprender muchas cosas, que cuando acabe tendré aún más cosas que contar. Que estoy siendo actriz de mi propia vida. Y que pondré toda mi energía en que ésta sea una experiencia inolvidable.

A partir de hoy no pienso parar. No voy a dejar de perseguir mis sueños. Pienso elegir caminos que me produzcan miedo e incertidumbre, pero con los que sepa que voy a crecer.

Gracias a toda la gente que desde Badajoz, mi querida Badajoz, me acompaña y me apoya, aunque les haya supuesto un esfuerzo aceptar que me viniera. Porque por muy lejos que esté, y aunque mi camino se aleje, vosotros siempre venís conmigo. Siempre os siento cerca. Y eso es lo que me da fuerzas para no flaquear.
Gracias al apoyo que siento por vuestra parte, puedo embarcarme en mi propio camino, sin tener miedo de perderos. Y eso es mi mayor fortaleza.

Bienvenido sea el nuevo curso que empieza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario